¿Qué es el pian?

El pian es una enfermedad tropical desatendida que provoca úlceras grandes y dolorosas por todo el cuerpo, fundamentalmente en brazos y piernas. Es causada por la bacteria Treponema pallidum pertenue y, si no se trata, puede pasar a los huesos y provocar inflamación y desfiguraciones graves.

Cada año afecta a más de 100.000 niños de entre 5 y 15 años en 13 países endémicos de África Occidental, el Sudeste asiático y el Pacífico. Se manifiesta en forma de úlceras en la piel, dolorosas, que son además una vía de contagio de la enfermedad. Para evitar su propagación, los niños afectados de pian no pueden ir a la escuela ni jugar con otros niños. Por lo tanto, además del impacto físico que provoca, la enfermedad deja secuelas emocionales, en tanto que los niños que la padecen son estigmatizados, y económicas, ya que la pérdida de meses (o incluso años) de escolarización limita las posibilidades de quien la padece de salir de la pobreza.

En casos avanzados el pian consume los cartílagos, causando desfiguración, y puede llegar a afectar a los huesos, generando discapacidades irreversibles. La enfermedad supone un desafío para el desarrollo de comunidades enteras, ya que los adultos que quedan discapacitados se convierten en una carga económica para su entorno.

El pian evidencia la existencia de un círculo entre enfermedad y pobreza según el cual ambos componentes se alimentan mutuamente.

 

Enfermedades de la pobreza

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elaborado una lista de 18 enfermedades definidas como “tropicales” y “desatendidas”. ¿Qué significa esto? Quiere decir que estas patologías afectan a personas que viven en ambientes rurales (particularmente vulnerables) en países tropicales y subtropicales. Por un lado, las personas afectadas viven en condiciones que favorecen la aparición o el contagio de enfermedades (falta de acceso a agua potable o saneamiento, hacinamiento, proximidad a animales domésticos y ganado …). Además, estas personas no tienen recursos para costear un tratamiento, ni la capacidad de reclamar a sus gobiernos que se hagan cargo del mismo. Esto las convierte en olvidadas, y las excluye de un sistema de investigación e innovación fuertemente dominado por la lógica de mercado. Si afectara a personas con capacidad adquisitiva, a buen seguro que el pian, junto con las otras enfermedades tropicales desatendidas, ya estaría erradicado.

En el listado de la OMS aparecen otras 5 enfermedades de manifestación cutánea (es decir, que se manifiestan mediante la aparición de signos en la piel) que, como el pian, tienen carácter discapacitante: la úlcera de Buruli, la lepra, la leishmaniasis cutánea, el linfedema tropical y el micetoma.

En total, las enfermedades tropicales desatendidas afectan a más de mil millones de personas cada año.

 

El descubrimiento: un nuevo tratamiento contra el pian

 Hasta hace poco, el único tratamiento contra el pian era la penicilina administrada en forma de inyecciones. La administración de penicilina requiere de varios componentes (jeringas, agujas, guantes de plástico, agua…) que hacen que el envío a zonas remotas sea muy desafiante. Además, las inyecciones sólo pueden ser administradas por personal cualificado, que no abunda en las zonas endémicas de pian. Finalmente, cabe señalar que se trata de un tratamiento doloroso, elemento que dificulta su aplicación a niños.

En 2012, desde su plataforma de investigación en la isla de Lihir (Papúa Nueva Guinea), el Dr. Oriol Mitjà, investigador del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), descubrió que una única dosis de azitromicina elimina la enfermedad del organismo de forma rápida, indolora y asequible. El coste de este nuevo tratamiento es de un euro por persona, cantidad que incluye la compra del antibiótico y su distribución. La azitromicina es un antibiótico utilizado para infecciones de las vías respiratorias, muy común en nuestras farmacias.

En paralelo, Oriol Mitjà estableció un método diagnóstico que permite identificar de forma fácil y rápida la presencia de la bacteria que causa la enfermedad.

La investigación liderada por el Dr. Mitjà condujo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a plantear una campaña de erradicación del pian que hace que sea candidata a convertirse en la segunda enfermedad humana eliminada del planeta (después de la viruela).

Enlaces de interés: